CuriosidadesNoticiasTecnología

Memsistores, la alternativa a las memorias flash comerciales en estudio

Desde hace años, en el ámbito tecnológico se buscan soluciones para las memorias, capaces de garantizar una mayor resistencia en el tiempo, un mejor rendimiento energético y un coste inferior al de las memorias flash comerciales.

Quizá una respuesta interesante en términos de desarrollo llegue gracias a las investigaciones realizadas por un equipo de científicos de Yale, la Universidad Nacional de Singapur y el IACS indio, que han presentado un nuevo dispositivo denominado “Memsistor”, capaz de durar teóricamente más de 1 billón de ciclos, superando así la duración de las clásicas soluciones de memoria flash para la informática.

¿Qué es un Memsistor? Es un componente eléctrico resistivo con memoria que es capaz de regular la corriente eléctrica en un circuito recordando el nivel de carga que pasa por él. Adopta la forma de una fina película molecular y muestra un gran potencial para su uso en aplicaciones informáticas y, concretamente, en circuitos neuromórficos.

La informática neuromórfica intenta simular la arquitectura del cerebro humano, con sistemas de circuitos analógicos y electrónicos que pretenden imitar las estructuras neuronales del sistema nervioso central.

La investigación en este sentido ya está avanzada, en concreto se ha intentado fabricar dispositivos de memoria resistiva con materiales inorgánicos, pero hasta ahora han resultado demasiado inestables para su uso comercial. Los memsistores creados por el equipo de investigadores tienen una compleja capa metálica orgánica, teóricamente capaz de ofrecer menores costes de producción y una buena durabilidad.

El descubrimiento tiene un gran potencial, sin embargo, según el coautor, el profesor Víctor Batista, aún queda mucho trabajo por hacer para comprender plenamente los mecanismos de almacenamiento de los nuevos memsistores. Como afirma Batista, “es sorprendente cómo esta película molecular cultivada sin demasiado control externo es capaz de cargar positiva y negativamente sus moléculas durante billones de ciclos”. El reto ahora será comprender plenamente cómo funcionan los memsistores y cómo se equilibran las cargas eléctricas, por lo que no es un viaje corto pero sí muy interesante hacia el futuro.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba